Comentario de Graciela Brodsky realizado el día de ayer sobre el texto El amor por la policía de J.-A. Miller

Este es mi mail a JAM luego de su “Amor a la policía”. Él lo cita en su texto de hoy, el cuarto.

Querido JA,
Me gusta tu texto de hoy (El amor a la policía). Atempera algo que me había molestado en el de ayer.
No entiendo la manifestación del domingo como la fiesta del discurso del amo. Al contrario, por el momento me parece que desató una burla a los amos. Al menos eso es lo que se lee si se siguen las redes sociales, cosa que hago a menudo ahora que estoy en la playa. Hoy me encontré con la “selfie” de los jefes de estado sin nadie detrás, y luego con Sarko colándose en la foto de los mandatarios, y con las decenas de fotos de todo tipo en las que aparece Sarko: en la reunión de Yalta, por ejemplo. La mejor es la que lo incluye en una tela de Hopper.
En fin, una fiesta del ridículo. A mi gusto, hoy lo aclaras bien. A diferencia de otros slogans: “Sangre, Sudor y Lagrimas”, por ejemplo, “Je suis Charlie” es una creación que no se sabe de donde salió, que corrió como reguero de pólvora por las redes y que produjo ese tipo de identificación que no pasa por el ideal y que tanto me interesa para pensar las epidemias contemporáneas. “Soy Ana”, por ejemplo, es el eslogan que agrupa a las anoréxicas en la red, sin ningún ideal de belleza ni de delgadez.
Nadie quiere ser Charlie, se entiende. Todos los de la marcha celebran no haber estado en la redacción en el momento justo. (Esto lo aprendí de vos luego del atentado a las torres. Está en Las cartas a la opinión ilustrada). No hay en juego ningún amor al líder, ningún bigotito, nada de eso que Freud describe para la Psicología de las masas. Es más bien un movimiento de los contemporáneos, sin amo, de esos que describe Negri en Imperio: los indignados, Podemos, fenómenos nuevos.
Que el discurso del amo intente hacerlo servir a sus propósitos, capitalizarlo -como decíamos-, es otra cosa. Pero por el momento solo se ve la irrisión del amo, condensada en la cagada de paloma sobre el traje de Hollande.
Acá, si a uno lo caga una paloma, significa buena suerte. Qué ironía! Tal vez esa sea la respuesta de lo real que no advertimos mientras escrutábamos el comportamiento de las bolsas. Los Dioses tienen formas extrañas de manifestarse.

Un abrazo grande,

Graciela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s