FAPOL | Rumbo al VII ENAPOL- Boletín #3

unnamed

Rumbo al VII ENAPOL

En el  Boletín#3 encontrarán  textos que pertenecen a Elvira Dianno; Sonia Mankoff y María Marciani, coordinadoras- respectivamente- de los Grupos de investigación: –Drogas e imágenes: los nuevos adictos; -Sujetos vigilados y vigilantes en la  sociedad decontrol; – Los adolescentes en los medios digitales y sus nuevos lazos.

Sobre los espejos; la sociedad de control; los medios digitales nos iluminan éstos textos…

No se los pierdan!!


La desgracia y el  espejo roto

1Los espejos rotos traen la desgracia, eso debió haber pensado Masao, el pintor que al buscar en el espejo a su mujer muerta, no la halló. Solo su rostro abruptamente envejecido le salió al encuentro y al  estrellar el espejo contra el suelo  “un rocío de partículas de diamantes volaban en todas direcciones, mirando alrededor, vio que todas las cosas habían sido borradas, reducidas a una neblina de la nada” (1).

Mientras tanto, Alicia tras el espejo, como un conjuro, leía Jabberwocky al derecho y al revés; tomando pócimas de todos los tamaños, escuchaba los gritos de la madrastra de Blancanievesque no soportaba que su espejo dijera la verdad.

Los espejos no mienten, diría Baudrillard, y añadiría: la realidad real no existe, solo la orgía de las imágenes. El mercado y los productores de La Rosa Púrpura del Cairo hubieran asentido.

Los espejos son hechiceros diría el  Don Juan de Castañeda, gran conocedor del poder dpócimas y espejismos, tan es así que -cuenta una leyenda- espejitos de colores consiguieron que Colón pusiera un pie imperial en estas tierras.

Los espejos son pantallas, diría Truman en su show, mientras firmaba autógrafos en el set.

Elvira Dianno-EOL

(1) Kusama, Yayoi: “Acacia olor a muerte”. Mansalva. Buenos Aires. 2013. p.9

.

El imperio de las imágenes: la función de lo imaginario

.

La vigilancia del siglo XXI no responde a las mismas coordenadas que la del siglo XX. “Vigilar y Castigar”- texto ineludible de Foucault a la hora de situar las finalidades de la vigilancia y el control de los cuerpos- sitúa una lógica que, pasando por el panóptico, busca domesticar los cuerpos, hacerlos útiles. A la vez, el objeto de las disciplinas trata de…organizar lo múltiple… imponerle un orden…momento social en el que lo simbólico tiene eficacia. ¿Qué funcionamiento subyace a la vigilancia actual, operada vía la hegemonía de la imagen, en una época que se mueve entre el ideal de la transparencia absoluta y el derecho a la intimidad? ¿Qué consecuencias podemos situar sobre los cuerpos de este imperio de la imagen? Esta pregunta nos lleva a situar la función de lo imaginario.

Podemos ubicar dos perspectivas a investigar: una es la que interpreta que la desarticulación de lo simbólico y lo imaginario produce el encuentro con un trozo de real, al que responde la angustia; un real que ya no está sujeto a lo simbólico y deja a lo imaginario derivar en su caos.

La otra es la que E. Laurent propone: “lo imaginario en cuanto que nos da coordenadas fundamentales para vivir en este mundo. Salimos del embrollo con la imagen…” (1).

Ambas perspectivas invitan a la investigación -de sus condiciones y particularidades- para éste Enapol.

Sonia Mankoff-EOL.

(1)Laurent, E.: http: Hablar con el propio síntoma, hablar con el propio cuerpo //www.enapol.com/es/template.php?file=Argumento/Hablar-con-el-propio-sintoma_Eric-Laurent.htm

 .

Los adolescentes en los medios digitales y sus nuevos lazos

 .

2…“el psicoanálisis se podría definir como el acceso a la identidad   sinthomal…acceder a la consistencia absolutamente singular del   sinthome”(1).

  Las páginas Web son para Juan una referencia para alimentarse y   modelar un cuerpo, dos temas que siempre lo han perturbado.  A sus trece años, todo se complica: su cuerpo cambia, sus padres se separan  y desde ese momento le es más difícil encontrar su lugar. Es “el hermano mayor”, debe hacerse cargo de su hermano- pues su padre ha desistido- y de la impotencia de su madre para “sostener la casa”. Juan rechaza las referencias paternas: el asado, la mesa de domingo, la marihuana, el negocio… Atrapado entre las demandas y el rechazo, las búsquedas en la web se eternizan y los lazos se pierden.  El  temor a dejar sus estudios de música y lo que él llama sus “ataques” lo llevan a consultar. En su análisis, Juan localiza los ataques de furia como intento de frenar las demandas paternas, intento fallido ya que lo remiten nuevamente a “lo familiar”. Retoma su búsqueda en la Web. Se nombra “vegano”. Se inscribirse en un gimnasio. Compone melodías para juegos electrónicos. El mundo virtual pasa de ser una referencia a un recurso, que usa ahora de modo singular..

María Marciani-EOL

(1) Miller, J-A: El ultimísimo Lacan. Ed. Paidós. p.140

.

unnamed (1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s