La malicia de Tsipras (continuación) | Jacques-Alain Miller

La malicia de Tsipras (continuación)*

por Jacques-Alain Miller

1

Hablemos de cifras. Luego del referéndum, el OXI obtuvo el 61% de los sufragios, el NAI 39%. Por otro lado nos dicen que el 70% de los griegos quería quedarse en el euro. De eso surge que no había simetría entre las dos opciones del voto: el NAI era unívoco mientras que el OXI era equívoco. Los electores se repartían en efecto en tres y no en dos opciones. – Opción A: dejar el euro. 30% – Opción B: quedarse 39% – Opción C: quedarse, pero con condiciones (sin austeridad o con menos austeridad). 31% ¿Por qué fue formulada así la cuestión del referéndum, de una manera cuyo carácter ridículo fue señalado por todos los observadores? Por una razón muy simple: para llevar a los partidarios de la opción A a mezclar sus sufragios con los de la opción C. Si Tsipras hubiera sometido al voto su política (la opción C), era aplastado. Por lo tanto no lo hizo. Hizo votar sobre una proposición obsoleta de los acreedores, suerte de MacGuffin (Hitchcock), atrayendo a su órbita a los pro Grexit (opción A). Luego, el día siguiente, los dejó plantados para hacer unidad con los anti Grexit (opción B). La síntesis (A+C) le procuró su triunfo en el referéndum, ella no le permitía negociar. La sustituyó en seguida por la síntesis (B+C). Perfecta para atraer a los pro-Grexit, Varoufakis se volvía un mal ejemplo desde el momento en que se trataba de atraer a los pro-euro. Su eliminación era lógica. Fue ejecutado sin rodeos.

Parece de este modo que la opción B, derrotada en las urnas, sin embargo es la ganadora; que los partidarios de A son cornudos; que todas las tensiones se reúnen en la opción C. Los partidarios de esta deberían ahora dividirse en dos, entre C1, aquellos que dan el paso de anti austeridad, y C2, aquellos que ante todo son pro euro. Diversas informaciones parecen indicar que C1 tiene el favor de un tercio de los votantes C, los otros dos tercios se ubican bajo C2. Si es exacto, el vaivén de Tsipras mantendrá grosso modo las cifras del referéndum: 60% a favor, 40% en contra. La historia no se detendrá.  Bajo la presión americana, los alemanes deberán verosímilmente ceder, y sin duda veremos al Consejo europeo acordar con Francia los billetes necesarios para pagar sus deudas más urgentes. Pero ¿quién sabe si Tsipras mantendrá sus promesas de austeridad? Un hombre político francés recientemente desaparecido dijo sobre las promesas algo que hay que recordar: que solo comprometen a quienes las reciben.

Traducción: Silvia Baudini

*Texto extraído de LQ 526

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s