Rumbo al VII ENAPOL- Boletín # 17

E1n nuestro Rumbo hacia el VII ENAPOL, nos siguen acompañando los textos de los colegas, los cuales brindan nuevas perspectivas para pensar “EL IMPERIO DE LAS IMÁGENES” y sus efectos… En éste boletín les acercamos los textos de HERNÁN VILAR, DANIELA FERNANDEZ y MARCELA NEGRO… Pasen y lean…


Joystick

Joystick, “tengo, un mundo de sensaciones, un mundo de vibraciones…” Admito que desde mi 2juventud, estapalabra provoca devaneos a mis “ratones”: curioso nombre, “palito de la alegría”, para designar a ese gadget que como su inseparable compañera, la video pantalla, vio la luz en laboratorios militares. Interfaz hombre-misil, no dejaba de evocar cierto brillo fálico. Medios de control para recorrer las coordenadas de una realidad que primero fue analógicamente reproducida, luego esquemáticamente modelada, y finalmente simulada, fueron dando lugar a una infinidad de modos de uso del nuevo espacio al que se ha dado en llamar la Realidad Virtual. Uno de ellos es una tendencia inaugurada en los ´70, y que la tecnología actual ha llevado a ciertos extremos, los cuales sería interesante interrogar en sus efectos: los encuentros sexuales en entornos simulados, mediante el uso de tecno gadgets (Oculus Rift, Dildonics) que vienen a prometer una sexualidad sin “tropiezos”, sexo seguro y ¡sin límites! La tecnociencia aliada al mercado de consumo no deja de producir estas “novedades”, soluciones “prêt-à-porter”, que convendría leer recordando al Lacan de “El Reverso del Psicoanálisis”: “Si se puede simular el plus de goce, eso mantendría a mucha gente entretenida”.

Hernán Vilar – EOL

Grupo de investigación: Sexualidad virtual: hombres y mujeres.


¡You can only watch!

3Todo comienza con unas vísceras tiradas en el piso. Dos CSI las fotografían, las huelen, las llaman “el cuerpo”. Desde el inicio, Tarantino muestra el cuerpo del parlêtre reducido a la desnudez de la carne. Nick seguirá el rastro de otros restos: una colilla, huellas de un auto, un vaso de plástico. Su curiosidad de CSI lo llevará a caer en una trampa y terminar secuestrado.

El secuestrador enviará un video a los colegas de Nick. Al apretar play, una voz advierte: ¡Sólo pueden mirar! Entonces, veremos a Nick en vivo, encerrado en un ataúd transparente, llorando desesperado y ahogándose. Inmediatamente, los CSI calcularán el aire que le queda a su compañero, considerando la variable del pánico (mesurable para la ciencia), que aumenta el consumo normal de aire de un ser humano. Comienzan las discusiones alrededor del pago del rescate. Tarantino nos recuerda que el valor del cuerpo está dado por el mercado.

Para no ahogarse, Nick disparará a la luz que ilumina su ataúd. Allí descubrimos que cada vez que sus colegas aprietan play para mirarlo, en el ataúd se activa la luz, pero al mismo tiempo se detiene el ventilador que genera aire. Gracias a su disparo, Nick apaga la luz y respira aliviado, sorprendiendo a todos sus espectadores en flagrante delito.

Esta es la gran tesis de Tarantino: la mirada puede ahogar, la mirada puede matar. La moraleja de Grave danger (únicos dos capítulos de CSI-Las Vegas dirigidos por Tarantino), recuerdan el consejo que en el Seminario 8, Lacan da a la bella Psyché para que no mate al amor: “cortar la corriente eléctrica” y cerrar un poquito los ojos.

Daniela Fernández – EOL

Grupo de investigación: El “yo” y el objeto mirada.


La soledad globalizada de niños y adolescentes

Algunos objetos tecnológicos ofrecen al sujeto la posibilidad de establecer una relación casi 4ininterrumpida con los otros. En algunos casos, con muchos a la vez, cual torre de Babel, superponiendo los comentarios de todos en la rapidez de la transmisión; en otros casos, a través de discursos vacíos, hechos con formas predeterminadas, tales como emoticones o saludos y diálogos preestablecidos. Estas pantallas ofician de intermediarios que, mientras ayudan a evadir el encuentro cuerpo a cuerpo, conectan al niño con sus semejantes en un ámbito del que el adulto queda excluido. Niños y adolescentes que, estando solos, no necesariamente están en soledad, sino haciendo lazo. Pero, ¿qué tipo de lazo es éste? ¿Cuál es el estatus de estos otros: están entramados en una función simbólica de intercambio o sólo sirven a la mostración yoica? ¿Qué efectos tiene el plus de goce que ofrecen estos gadgets omnipresentes en el entramado de este lazo? El psicoanalista necesita entender los efectos subjetivos de la época para posibilitar que el niño, en su inventiva, sirviéndose de estas nuevas formas, construya su propia solución.

Marcela A. Negro – EOL

Grupo de investigación: La soledad globalizada de niños y adolescentes.


5

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s