IX Jornadas de la NEL: Las Conversaciones y la Jornada Clínica

1

1

Las Conversaciones

“Violencias, un nombre para el malestar actual”

Viernes 21 de octubre de 2016

Las Conversaciones constituyen uno de los espacios de trabajo de las Jornadas de la NEL. Como su nombre lo indica, se trata de un diálogo con el Otro de la civilización. Sirviéndonos de los significantes con los que el Otro nombra los síntomas sociales, proponemos un esfuerzo de lectura de lo contemporáneo en los diversos contextos socio-políticos en los que los integrantes de la NEL desarrollamos nuestra práctica.

Aislar del campo del Otro los significantes que el discurso social identifica y atribuye a los sujetos que llegan a nuestra consulta -privada y/o institucional-, impone la articulación señalada por Miller entre clínica y sociedad. “No existe clínica del sujeto sin una clínica de la civilización”,[1] dimensión social del síntoma que le da el rasgo singular e incomparable a la política del síntoma en psicoanálisis. No se trata, por tanto, de hacer equivalencias del psicoanálisis con los discursos que provienen del Otro social; tampoco pretendemos hacer de complemento a los mismos ni asumir la posición de amos de un saber que se escabulle a cada disciplina. La ignorancia es la pasión que permite al discurso analítico conservar la alteridad, sin hacer conexiones que lo transformen en culturalismo. No podemos dar cuenta de un saber consistente en la experiencia discursiva, cuando se trata de la irrupción de trozos de real.

Las Conversaciones se despliegan en el campo de la Acción Lacaniana, con el ineludible anudamiento que esta tiene con el acto analítico y el acto político. En la orientación de Miller: “Hablar la lengua del Otro, sí, pero para decir lo que el Otro no quiere escuchar”. Así mismo, se construyen en torno a la pregunta de Lacan sobre el papel que pueda sostener el psicoanálisis en la dirección de la subjetividad moderna.

Para esta ocasión proponemos abordar una de las “formas sintomáticas de nuestro malestar en la cultura”: las violencias. Recorrer la vía que va del síntoma social al síntoma analítico, para ver qué podemos extraer cuando vamos de las violencias a la pasión y de las pasiones a la violencia. Esto supone bordear ese agujero en el saber y construir preguntas sobre los impases que producen las violencias, en plural, y la violencia, en singular, en el discurso analítico.

Teniendo en cuenta que la violencia es ya una manera de nombrar las nuevas manifestaciones de la pulsión de muerte que irrumpen en nuestra civilización, y que su forma desregulada, sin máscara y sin localización, le da el carácter generalizado que ha tomado en nuestros días, nos preguntamos ¿qué podemos decir de estas manifestaciones desde el discurso analítico?

El término violencia no tuvo en Lacan el estatuto de concepto. Sin embargo, una primera aproximación al tema en la enseñanza de Lacan, a partir de los registros imaginario, simbólico y real, nos da una orientación: si desde el punto de vista imaginario, la violencia es pensada a partir de la agresividad constitutiva,[2] también hacen parte de esta los efectos de discurso sobre la masa y las identificaciones imaginarias. Lo simbólico nos permite abordar la violencia como lo contrario de la palabra,[3] quedando por fuera del campo significante y, por tanto, como imposible de ser reprimida. Con la introducción del registro de lo real y el nudo, la violencia es articulada con lo real del goce, en los discursos totalitarios es un hecho de discurso. Situar estas formas de la violencia nos permite preguntar si esta deberá ser considerada como un componente inseparable de la estructura subjetiva, y qué se puede decir desde el psicoanálisis sobre los tratamientos posibles desde el Otro social.

Bajo este marco conceptual y teniendo como referencia lo que se viene trabajando en los Observatorios de la FAPOL y en la Comisión Acción Lacaniana de la NEL sobre problemas cruciales para el psicoanálisis en extensión, nos proponemos causar en la Escuela un trabajo de investigación.

Líneas de investigación

1- Las violencias y las mujeres

El síntoma social “la mujer maltratada” sitúa a la mujer en posición de objeto de la violencia. Esto hace pregunta en el discurso analítico, en tanto todos somos víctimas del inconsciente, si bien de manera singular y, como nos mostró Miller en Donc, la victimización del yo es inevitable.

Por tanto, Mujer: ¿víctima? es una pregunta que se sostiene en la diferencia entre trauma y pulsión, entre las formas de la violencia contra la mujer y la pregunta por el goce implicado en ello, entre las diferentes formas de consentimiento de la mujer a la posición de objeto y la responsabilidad que le corresponde.

¿Qué podemos decir desde el psicoanálisis sobre las violencias que el Otro social nombra como violencia de género, ataques con ácido, femicidio, violencia intrafamiliar, mujer golpeada y usada, trata de mujeres, violaciones?

2- Las violencias en la segregación y en el racismo

Lo que está en juego en la segregación y en el racismo es la alteridad del goce para cada Uno, por lo cual el goce del Otro se vuelve insoportable y lo irreductible de esa diferencia se transforma en objeto de violencia.

Con base en ello nos preguntamos: ¿cómo situar el discurso de los derechos humanos y las violencias?, ¿qué puede decirse sobre las pasiones y el racismo hoy?, ¿qué formas de violencia emergen ante el discurso de la globalización?

3- Las violencias, las adicciones y el consumo

En las toxicomanías, el tóxico funciona como un objeto con el que se establece alguna relación. ¿Qué valor tiene ese objeto tóxico -más allá o más acá de su química, no sin ella-, y cuál es su valor de uso en la clínica y en la civilización? Los medios de comunicación, los discursos políticos, los debates legales sobre el narcotráfico y las violencias asociadas al mismo se olvidan del efecto de los tóxicos sobre los cuerpos y relegan la pregunta por la toxicomanía a los protocolos de atención. Proponemos poner en tensión las violencias, las adicciones y el consumo con el término toxicomanía.

¿El toxicómano es el consumidor perfecto? En la perspectiva de las violencias y el mercado, ¿en qué forma interesan al psicoanálisis los debates sobre la legalización de las drogas?

4- Las violencias en la infancia y en la adolescencia

Nos preguntamos qué podemos decir desde nuestra orientación sobre las diferentes formas en que los niños y los adolescentes son objeto de segregación y violencia en la contemporaneidad o se convierten ellos mismo en agentes de la violencia: el bullying y las violencias en la escuela, la violencia intrafamiliar, el maltrato infantil y el abandono, la medicalización para acallar los síntomas, el sobrediagnóstico, la explotación sexual de niñas, niños y adolescentes, el ciberbullying.

5- La violencia en las instituciones

Las instituciones constituyen una forma de Otro social.  En este contexto el acto violento adquiere herramientas e intenciones que lo hacen mucho más complejo en sus formas y estilos, incluso bajo el amparo de la norma.

Son comunes hoy, la violencia de Estado, la represión a la libertad de expresión, la segregación de ciertos sectores de la población y la corrupción que desvía recursos y mueve los intereses de modo arbitrario. En el campo laboral y de servicios públicos, el acoso, la codificación e instrumentalización del llamado “usuario”, así como la evaluación permanente y para todos. En el campo de la salud, la medicalización ha llevado a pensar que todo puede ser posible, el ejercicio imperativo de una medicina basada en la evidencia, la psiquiatrización y el confinamiento. La violencia impartida desde la institución religiosa o educativa sigue estando presente. Incluso desde la ciencia, por ejemplo, cuando implica el determinismo genético como modo en que se explican los comportamientos humanos. Son escenarios para nuevas formas de violencia institucional que someteremos a examen.

Jornada Clínica:

“Hacia una clínica de las pasiones”.

Sábado 22 de octubre de 2016

La Jornada Clínica constituye el espacio de trabajo de nuestras Jornadas que testimonia de la práctica de los analistas de la NEL, en el uno por uno. Bajo el nombre “Hacia una clínica de las pasiones”, la Jornada Clínica pretende “tocar en lo vivo a los psicoanalistas”. A partir de la noción freudiana del afecto, nos aproximamos a la manera como el parlêtre está afectado en sus relaciones con el Otro, porque en el afecto se trata del cuerpo y del goce, y más exactamente de los efectos del lenguaje sobre el cuerpo. Más allá de la fisiología y la psicología de las emociones, Lacan nos abre la vía de la ética del “bien-decir”, que consiste en cercar, por medio del saber, aquello imposible a decir.

Ejes temáticos

1- Lo real de la pasión. Entre trauma y pulsión.

Para abordar el tema de la violencia desde la perspectiva de la pasión, es necesario localizar lo real de la pasión y, en ese sentido, diferenciar trauma y pulsión. En el transcurso de un análisis nos las tenemos que ver con el nivel de lalengua y de los afectos singulares que engendra en el cuerpo.

Ubicamos la diferencia, entonces, con el trauma: la pulsión es goce, mientras que el trauma surge a consecuencia del impacto del significante en el cuerpo, marca indeleble que anuda significante, goce y cuerpo.

Genera algunas preguntas.

¿Cómo trata el sujeto el acontecer traumático? ¿Cuáles son los tratamientos frente a este sinsentido de la existencia del sujeto? ¿Son las violencias, en sí mismas, tratamientos de lo imposible?

2- La pasión en la locura de cada uno.

El enunciado “Todo el mundo es loco, es decir delirante”, apunta a mostrar que la brújula que nos orienta no es la del Nombre del Padre. Así, orientados por el goce podemos explorar las pasiones existentes a partir de la locura de cada uno.

A partir de las pasiones neuróticas y psicóticas, pasiones femeninas y masculinas, pasiones místicas, entre otras, se podrán desarrollar algunas nociones como estrago, celos, arrebato, así como dar cuenta de diferentes formas que el goce puede tomar en la clínica: culpa, crimen y castigo, que nombran las posiciones subjetivas con las que Freud dio cuenta del concepto de superyó en relación con la pulsión de muerte.

¿Cómo situarlos en la experiencia analítica?, ¿qué obstáculos y posibilidades presentan?

3- Las pasiones bajo transferencia ¿Cómo responde el psicoanalista?

Situamos las pasiones en la transferencia, desde el lado del analista y del analizante. Del lado del analista encontramos dos vertientes: la primera indica que el analista no participa de las pasiones del ser; esto es la neutralidad analítica, que corresponde a la posición del objeto a en el discurso analítico. Esto permite que surja un vacío intermedio, en donde el analista se coloca en neutralidad. La segunda: desde la última enseñanza de Lacan, la transferencia es un nudo pasional que permite construir un lazo inédito y abordar ese resto sinthomático que es la maldad, que pone en juego la relación fundamental amor-odio. También el analista conoce que en algún punto de la transferencia algo toca en él al analizante que fue, porque está alertado de ese goce imposible de eliminar que pulsa su cuerpo pasionalmente.

Se abren interrogantes: ¿Cómo responde el analista a la erotomanía, al analista bajo sospecha, a la transferencia negativa, al goce-envidia, al odio-celoso?

4- Angustia y pasiones: Acting out, pasaje al acto, acto perverso

El afecto de la angustia nos enseña sobre la esencia misma de las pasiones. Es un afecto que no engaña, no tiene un papel apaciguador y armónico; más bien da cuenta de la presencia de lo real en lo simbólico. Algo se apropia del cuerpo.

El acto lo encontramos vinculado como una forma de expresión del lado del sujeto cuando las palabras no han sido suficientes. En el acting out el sujeto se muestra al Otro, lo que constituye una demostración de la verdad que parece velada e ignorada, llamada a una interpretación (esbozo de la transferencia; es la transferencia salvaje). En el pasaje al acto el sujeto se ha dejado caer y se ubica fuera de la escena, por lo que no hay ningún llamado al Otro.

En el acto perverso el sujeto está del lado del objeto de goce y ubica al Otro en posición de sujeto con el fin de que este Otro goce, empujando a una voluntad de goce.

¿Cómo soporta el analista, en la experiencia, el acting out, el pasaje al acto y el acto perverso?

5- Las pasiones en las entradas y salidas de análisis

Las pasiones del ser, pasiones ligadas al Otro, se enlazan con la alienación en tanto se desprenden del amor de transferencia, producto de la instauración del Sujeto supuesto Saber. Las pasiones del alma o pasiones del objeto a se desprenden en la lógica de la separación. En las entradas en análisis se pone en juego la transferencia, que se liga a las pasiones del ser pues se cree en la verdad del Otro. Las salidas de análisis se ligan al objeto a, siempre perdido. Podemos reconocer al analista quien, en la posición de objeto que ocupa, permite ser causa del deseo del analizante, para producir lo más singular del parlêtre.

A través del pase se abre una vía posible a la transferencia con el psicoanálisis mismo, un cambio de partenaire que no se vincula con el amor-odio de las identificaciones alienantes, sino que, incauto de lo real, conoce que el goce jamás podrá ser eliminado, y bajo esas condiciones sostiene un trabajo de Escuela.

Surgen las interrogantes: ¿Cómo se viven las pasiones del ser en las entradas de análisis y qué aspectos pasionales se manifiestan en cuanto a la separación que corresponden a las pasiones del alma? En las salidas de análisis, ¿cómo se vive la pasión analítica?


[1] Citado por Coccoz, V., “Nuevas máscaras de la pulsión de muerte”, Revista de Psicoanálisis Mediodicho, (esa) Violencia, EOL-Sección Córdoba, No. 31, Córdoba, noviembre de 2006, p. 49.

[2] Lacan, J., “La agresividad en psicoanálisis”. Escritos 1. Buenos Aires: Siglo XXI Editores, 2003, pp. 94-116.

[3] Lacan, J., El Seminario, libro 5, Las Formaciones del Inconsciente (1957-1958). Buenos Aires: Paidós, 2012, p. 468.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s